STATEMENT


La tragedia y el humor han sido circunstancias profundamente sentidas en la sociedad y desde hace mucho tiempo fuentes de inspiración artística. La frecuencia de tales inspiraciones, así como su valoración social, han estado fuertemente influenciadas por los testimonios de diferentes sujetos y la orientación de los códigos culturales, que cada artista ha empleado para materializar la búsqueda incesante de la felicidad y los problemas que sorteamos en la cotidianidad.

En el análisis de estas relaciones la obra de Iván Navarro nos coloca ante un escenario donde confluyen un sin número de historias que señalan el derrumbe social, la recuperación de la memoria y su nostalgia ancestral, como también, la transformación acelerada de la sociedad justificada por la conquista del placer.

PIELES


La epidermis es la zona membranosa más
cercana al yo interior, la que encarna
la desnudez del hombre y del pintor
- Hundertwasser
-
En las sábanas de nuestro cielo hay
nubes perfumadas de axilas y delicados
residuos del amor
- Raúl Gómez Jattin



El escenario del sexo supone un sin número de tendencias, como el fetichismo. Este ha sido un campo de experimentaciones vestimentarias que han dependido en gran parte del dibujo; como herramienta necesaria para esbozar las fantasías más íntimas que habitan en cada hombre. No en vano, su calidad reveladora termino convirtiéndose en aliada de la liberación sexual, luchando contra cualquier clase de juicio excluyente.

Si seguimos transitando por este camino podemos encontrarnos con “pieles”. Un proyecto compuesto por muebles cubiertos con sabanas corroídas, manchadas, remendadas y desteñidas que sirven como soportes para una serie de dibujos cuyo tema principal es el fetichismo gay. En cada acto, no observamos simplemente el capricho pasajero de dos amantes influenciados por el fulgor de una moda pornográfica, no: las prendas de látex, los uniformes y las máscaras, han sido cuidadosamente concebidas con el propósito de modificar la identidad para asimilar la de un personaje que no le teme más a la ambivalencia de los roles sexuales, posibilitando así el reconocimiento de su propio deseo por fuera de toda connotación de culpabilidad.

Bajo el influjo de esta alianza estética y semiológica también podemos acceder al plano voyerista, dado que la importancia de toda imagen-fetiche radica precisamente en su anhelo de poder ser exhibida, contemplada y vigilada. La esencia de este ejercicio visual consiste en promover intercambios de sentires y nuevas nociones sobre la sexualidad en donde lo humano es sinónimo de plurales. Llámemelo movimiento LGBTI, mundo Queer etc, aquí lo fundamental por rescatar es el esfuerzo permanente del Arte por querer contrarrestar el viejo orden político, religioso y social que defiende la heterosexualidad como la única forma legítima de estar con el otro.

Por consiguiente este objetivo se lograra cuando se tome la decisión de no ignorar más el llamado de la mente y el cuerpo, para llegar a exaltar desde la inmediatez del dibujo todo aquello que el sexo tiene de instintivo e imaginativo. Si derrumbamos estos muros volverá el alma a internarse dentro de la piel y se harán innecesarias las explicaciones porque habrá vía libre al placer.


Iván Navarro 2019

Ver Obra

“Reír Llorando”: La Tragicomedia Urbana En No Quedes Encinta De Iván Navarro

Autor: Jairo Enrique Salazar Chaparro


“El dibujo es un arma poderosa, porque es rápido y económico. Un lápiz o un bolígrafo te cuesta poco, usas cualquier pedazo de papel y listo. Con algo tan barato puedes revelar lo que quieras”.

Ivan Navarro, conversación informal con el artista, mayo, 2017.



La inmersión en el lenguaje del dibujo llegó como consecuencia de una fuerte experiencia personal. Un amigo muy cercano sufría una penosa enfermedad y le confesó un gran problema: había extraviado su bacinilla hospitalaria. Esa historia fue el punto de partida para una serie de dibujos cuyo título (Problemas) anticipa una ironía antagónica: las situaciones conflictivas que llegan a sus oídos en forma de relato él las retrata como anécdotas cómicas. Este primer acercamiento al dibujo posibilitó que el artista bogotano Iván Navarro continúe hasta la fecha1 visualizando historias que conocidos suyos le comparten y que, en palabras del artista, resultan problemas minúsculos para quien los oye pero en el fondo pueden significar una desdicha para quien los encarna.

Series recientes como No Quedes Encinta (2015) continúan con ese interés por los relatos problemáticos que rodean su entorno. Esta serie de litografías ilustra creencias y mitos populares para disfrutar plenamente del sexo sin tener que preocuparse por una consecuencia no deseada como puede ser el embarazo. Lo que allí es ilustrado revela a través de la complejidad del humor esos campos inusitados de la psiquis colectiva, particularmente de los mundos B y las supersticiones populares que cohabitan en la rutina diaria de la urbe, que una vez puestos en el terreno propio de la representación pueden llegar a transformar lo trágico, lo grotesco y lo indecible, en lo cómico, lo inverosímil, y lo risible.

“La Mujer Debe Orinar Después”. Serigrafía.
De No Quedes Encinta. Iván Navarro, 2015. Ediciones La Silueta (Imagen cortesía del artista).



No Quedes Encinta surgió de un interés del artista, sumado a la colaboración conceptual y narrativa del curador Santiago Rueda, por aquellas creencias populares y mitos urbanos relacionados con métodos anticonceptivos. Las técnicas allí compartidas pueden entenderse dentro del contexto de la exposición como antecedentes a la ya consolidada industria de la píldora femenina y el preservativo masculino, o también como “botiquín de emergencia” que sirva de alternativa en caso de no haber tomado la precaución necesaria ante la inminencia del acto y el candor de la libido que no da espera. De esas indagaciones a manera de sondeo entre amigos y conocidos surgió una lista de estrategias que rayan en lo fantástico pero que en el ámbito del dibujo parecieran totalmente razonables. “Insertarse una pepa de aguacate rayada”; “dar brinquitos en una pierna”; “la mujer, después del sexo, debe dar un bote hacia atrás”; “cortar un limón en cuatro partes, y meterse un casquito antes o después”, son algunas de las muchas técnicas y recetas incluidas en la exposición y posteriormente en una publicación,2 cual si fuera recetario medicinal de boticario de antaño.

“Dar Brinquitos En Una Pierna”. Serigrafía.
De No Quedes Encinta. Iván Navarro, 2015. Ediciones La Silueta (Imagen cortesía del artista).



A primera vista, el trabajo de Navarro puede suscitar en el espectador dos reacciones que resultan contradictorias: por una parte, la risa nerviosa y el rubor vergonzante ante la visualización voyerista de carácter picaresco y grotesco que desafían tabúes como el sexo, la promiscuidad y la lujuria; por otro, el asombro por el nivel de detalle que revelan cada uno de sus dibujos sumado a la cualidad minimalista pero categórica de los mismos. Curiosamente, sus temáticas van en contravía con esa claridad y sencillez inmediatista de sus trazos. En reciente conversación, Navarro cuenta que los dibujos que terminan siendo parte de sus exposiciones no tardan más de dos días en realizarse luego que toma la decisión de recuperar un determinado relato de sus notas de bitácora. En consecuencia, el dibujo para él en vez de ser un boceto resulta ser en sí mismo el producto. Así como el binarismo conceptual tragedia-comedia es base y núcleo fundamental a través de su obra, la contrariedad formal de lo grotesco y lo delicado – paradójicamente- es una constante en la plasticidad de sus dibujos. Editar los temas, pulir el aspecto burdo de las historias, o comprender sus dibujos como bosquejos preparatorios sería desnaturalizar la procedencia de sus intereses temáticos y por tanto alteraría el propósito y razón de ser de su actividad creativa.

Al reconocer el dibujo como punto de llegada y no de partida en los procesos de creación artística, se está subvirtiendo un valor convencional propio de la institución del arte. Tradicionalmente, el dibujo ha sido concebido como el paso preliminar de lo que tras un proceso de elección y descarte va a ser la obra finalizada.3 Al dibujo tradicionalmente se le pule, se le aplica color, se le aclara o sombrea, y se le da un efecto ilusionista que le otorgue volumetría. Es apenas con el advenimiento de las vanguardias modernas del Siglo XX cuando se contempla la posibilidad de comprender el dibujo no solamente como la cuota inicial de un gran proyecto artístico, sino como el elemento que quizá pueda revelar aún más la complejidad de la mente creativa. En Navarro la sencillez e inmediatez del trazo constituye una visualización que si bien puede ser preliminar, se materializa cual gesto humorístico, cual capricho infantil, cuyo origen y explicación puede residir en el inconsciente del artista.4 Sus dibujos permiten reconocer un grado de versatilidad, inmediatez y practicidad que muestra tanto una técnica depurada y exquisita como una preocupación por ir del relato a la imagen de la forma más fiel posible, sin que esto signifique un interés por buscar estratagemas ilusionistas o complacientes que editen de algún modo lo que surgió en su mente espontáneamente.

Los protagonistas en No Quedes Encinta no aparecen bellos ante el ojo del espectador ni las circunstancias retratadas son social ni moralmente aceptables. Al contrario, los personajes adquieren valores formales inéditos, solamente comparables con la fantasía escopofílica, que podrían juzgarse como feos o decadentes. Los personajes en sus dibujos terminan librándose de un tabú en el sentido simbólico y plástico. Estos sujetos retratados con rostros de excitación desenfrenada aparecen ante los ojos del espectador envueltos en prácticas sexuales sin ningún pudor. Sus órganos sexuales en primerísimo plano con su vello púbico desordenado emanando líquidos de diversa naturaleza, sus arrugas, estrías, y expresiones corporales de lujuria animal, sus líneas y el cromatismo plano de sus fondos se transforman, como por arte de magia, en seres de carne y hueso capaces de librarse a través de la imagen del placer culposo del deseo sexual.

Así, los dibujos fluctúan simultáneamente entre dos juicios estéticos derivados de lo anteriormente expuesto: el de agrado y admiración como cualidad formal, y el disgusto y repulsión ante lo aparentemente grotesco y amoral de las situaciones retratadas. Precisamente esa fealdad y ese aspecto decadente es lo que amplía la posibilidad de que los sujetos que allí aparecen tengan un grado de realidad en el sentido de lo cotidiano. Hacerlo de otro modo, con la intención de “embellecer” la figura, sería limitar el sentido de comicidad que se le puede brindar a una situación como esta que, sin embargo, representaría una angustia trágica si existiese la necesidad de encarnarla. La situación es graciosa para quien la ve, más no resultaría del todo cómico experimentarla en primera persona.

En No Quedes Encinta cohabitan tanto el sentido de la burla, la parodia, y la sátira, con una angustia, ansiedad, y tragedia subliminal. Esto nos remite a Henri Bergson, quien sugería que la reacción humorística en una situación determinada solo es posible una vez logramos librarnos de sentimientos como la conmoción, la pena y el dolor. Pero además, esta actitud, a la que Bergson comprende como la ausencia del sentimiento, requiere de un alejamiento similar a la distancia Kantiana propia del comportamiento estético. En otras palabras, es posible ver el humor en una situación cuando dicha circunstancia no nos afecta directamente, cuando no nos reconocemos miméticamente en ella, ni cuando somos nosotros quienes la estamos personificando. El goce proviene de ver proyectada la situación en el otro. Bergson lo ilustra con el ejemplo de un sujeto que se ha quedado sin pareja en un baile de salón. Al no estar inmerso en la acción del baile puede contemplar con detenimiento cuan ridículas se ven las parejas en el acto de bailar.5 El que observa no entiende la seriedad del acto, pues no está bailando. Para dejar de burlarse, tendría que estar involucrado en la danza. Mientras quienes bailan están dispuestos de una manera seria y conforme a la situación, aquel que mira de lejos puede ver cuán ridículas y graciosas se ven las parejas moviendo sus cuerpos al ritmo de los sonidos provenientes de la música.

Bajo ese principio de lo cómico se puede desprender el sentido de la tragedia ajena. En un mundo donde la ciencia impera y los avances en la materia son cada día mayores, los métodos anticonceptivos allí expuestos, aparte de verse grotescos o inverosímiles, resultan ridículos y obsoletos. Cuesta concebir que existan personas que se hayan recurrido a esas alternativas o que aún existan sujetos que crean o los practiquen. Y de llegar a haberlos, el sentido de comicidad se desprende justamente de lo absurdo e inusual de la situación. En su ensayo El Chiste y Su Relación Con El Inconsciente, Sigmund Freud recapitula varias definiciones de chiste para entenderlo como “la habilidad de encontrar analogías entre lo disímil” y lo complementa, a partir de una definición de Theodor Vischer, que la condición del chiste consiste en la habilidad de enlazar simultáneamente situaciones que resultan totalmente extrañas u opuestas la una de la otra.6 El humor en Navarro reside en la simultaneidad perceptiva de lo bello de sus trazos lineales y lo feo de sus protagonistas: en la naturaleza delicada y simple del dibujo con lo grotesco y prohibido del sexo y el placer; en la tragedia de quedar embarazada sin desearlo pero en lo cómico de buscar en la creencia popular métodos anticonceptivos que no impliquen un gran costo pero si un enorme acto de fe. Al fin y al cabo, el razonamiento –si es que cabe el término- tras estas prácticas supersticiosas tiene que ver con que aún existan situaciones afortunadas, atribuidas a los milagros de la fe y la magia de curandero, que la ciencia aún no ha logrado explicar.

“Cortar Un Limón En 4 Partes, Y Meterse Un Casquito Antes O Después”.
De No Quedes Encinta. Iván Navarro, 2015. Ediciones La Silueta (Imagen cortesía del artista).



Es oportuno recordar lo que indica el título de la muestra: una alternativa a manera de advertencia. Para muchas mujeres colombianas, el quedar encinta constituye más que una bendición una tragedia con consecuencias negativas. Ello, si se consideran las preocupantes tazas de embarazos adolescentes, que en gran parte de los casos obedecen a una carencia de acceso a la educación y salud básicas. Las estadísticas más recientes revelan que la mayor parte de esos embarazos son no deseados y ocurren –sumando a las condiciones previamente mencionadas- en mujeres jóvenes de estratos sociales bajos sin una pareja estable.7 Es probable que muchas de estas adolescentes no tengan ni la información sobre lo que son los métodos de planificación prolongada como la píldora o la inyección, o de efecto inmediato como el preservativo, sino que además descubren su sexualidad no por elección sino por la fuerza. Muchas de ellas seguramente tengan sus primeros encuentros sexuales producto de abusos a muy temprana edad. Por ello, el no quedar encinta, como lo indica la propuesta artística de Navarro, resulta crucial independientemente de si el propósito del acto sexual es de tipo lujurioso o amoroso.

Un manual de técnicas anticonceptivas como No Quedes Encinta termina señalando justamente los vacíos y contradicciones que aún persisten en sociedades que no pueden superar sus propios miedos, fantasías, y tabúes. Puede incluso operar, siguiendo con el sentido humorístico del mismo, como cartilla de educación sexual para aquellos que desconocen lo que esto significa o para aquellos que por cuestiones económicas no pueden acceder a un tratamiento sofisticado de planificación sexual. Resulta particular que en Colombia - país consagrado a la religión y a las buenas costumbres morales que rechazan los placeres libidinosos del cuerpo- la cifra de embarazos adolescentes crezca anualmente, al igual que el número de violaciones a niñas y agresiones sexuales tanto en sentido físico como verbal; Colombia demostró en los últimos tiempos que sigue siendo una sociedad que no acepta que los términos “educación” y “sexualidad” puedan ir de la mano, mucho menos en un manual ilustrado de carácter instructivo.8 El educar en la sexualidad implicaría, dentro de ese trauma inconsciente que cohíbe el placer, entregar el cuerpo al destino del pecado y condenarlo a las llamas del infierno. Los dibujos de Navarro liberan los miedos a la sexualidad, a definir lo que constituye el género, a entender lo que significa el placer de los cuerpos en estado de libido. No Quedes Encinta es, en paralelo al lenguaje mismo del dibujo, el compilado de alternativas igualitarias, al alcance de todos, que muchos han pensado o querido practicar, pero de las que poco se habla abiertamente.

¿Qué podría convocar a Iván Navarro a ilustrar relatos ajenos como el de las creencias populares y mitos urbanos para evitar el embarazo, o la de su amigo que perdió su bacinilla en el Hospital? El lenguaje del dibujo le permite canalizar el problema y la tragedia del otro (que también puede ser propia) 9 hacerlo cómico con un sentido que raya en el humor negro. No obstante, a pesar que sus temáticas sean de un carácter predominantemente cómico, no se puede decir que su obra sea enteramente una mofa que minimice el problema del otro. Simplemente él lo ilustra como lo visualiza en su cabeza. Como sucede en un funeral o en una terapia de duelo, una de las formas más efectivas de romper la incontenible tensión de lo trágico de la muerte y del dolor ajeno sea mediante la risa que produce contar un mal chiste negro.10 Quizás el dibujo actúe de una manera similar, tanto para quien lo ejecuta como para quien lo protagoniza. Para Navarro, puede significar el liberarse de la imposibilidad de no poder colaborarle de otra forma a quien tiene un problema y desea ser escuchado: por ejemplo, la persona enferma que pierde una bacinilla Y para quien lo encarna, implica la posibilidad de encontrar en el humor una forma de terapia simbólica que ayude a palear la frustración –absurda para unos, laberíntica para otros- de no encontrar, para seguir el ejemplo, la bacinilla que se esconde muy lejos abajo la cama.



“El carnaval del mundo engaña tanto, que las vidas son breves mascaradas; aquí aprendemos a reír con llanto, y también a llorar con carcajadas”. [Fragmento del poema Reír Llorando (Garrick) de Juan De Dios Peza (1852-1910)].

NOTAS

1 Son varias las muestras en las que el artista ha abordado esta temática de los relatos ajenos. Por ejemplo, Mordiendo Polvo (2011) y Culebrones (2012) han sido algunos de los nombres utilizados dentro de un concepto de dibujos y litografías al que denominó Problemas.

2 Esta exposición adoptó forma de publicación en el año 2015 y fue editado por Ediciones La Silueta. Para mayor información dirigirse a http://www.lasilueta.com/?product=no-quedes-en-cinta

3 Respecto a la discusión sobre la naturaleza del dibujo y su trascendencia en el arte contemporáneo se recomiendan los ensayos “On Drawing” de Jean Fisher (2003), así como la publicación “What Is Drawing” (2013) del Irish Museum of Modern Art. El catálogo de esta exposición puede consultarse en http://www.imma.ie/en/downloads/whatisdrawing2013.pdf (recuperado Junio 6, 2017).

4 Afirmaba el artista suizo Paul Klee: “Porque existen principios rudimentarios del arte, y se los encuentra más bien en las colecciones etnográficas o en casa, en la habitación de los niños. ¡No rías, lector! ¡También los niños pueden hacerlo y es una sabia disposición que lo puedan!”(…) los defensores de la tradición, son el sinónimo mismo de la fatiga (…). Ha llegado un gran momento, y yo saludo a quienes colaboran en la reforma inminente (…)”. En Walter Hess, Documentos Para La Comprensión Del Arte Moderno. Trad.José María Coco Ferraris. Madrid: Ediciones Nueva Visión, (1956) (1994): 140-141.

5 Bergson, Laughter: An Essay on the Meaning of the Comic. Reed. Bregne, Per y Guy Bennet. London: Macmillan and Co, (1900) 1999: 8- .

6 Sigmund Freud, “El Chiste Y Su Relación Con El Inconsciente” en Obras Completas (Golden Deer Classics). Oregan Publishing, versión Ebook para Ipad, 2017: 2156-2159.

7 Las más recientes cifras de embarazo en adolescentes, de acuerdo al Departamento Administrativo Nacional de Estadística, señalan que más del 20% de estos se dieron en mujeres entre los 15 y los 20 años de edad. La cifra, en relación al estándar mundial donde la mayoría de edad inicia no desde los 18 sino desde los 21 años, resulta preocupante. Consultar “En Colombia 1 de cada 5 Madres es Adolescente,” en Caracol RadioWebsite. http://caracol.com.co/radio/2016/05/08/nacional/1462733539_091340.html (recuperado junio 16, 2017).

8 Un caso para destacar ocurrió en 2016, cuando la entonces Ministra de Educación de Colombia, Gina Parody, propuso unas cartillas de educación sexual para los grados superiores de los Colegios del país, con el fin de concientizar a los jóvenes de la importancia de comprender desde temprana edad su género y sexualidad, pero principalmente para aprender a tolerar a quien se considere de un género u orientación sexual distinta a la tradicional dualidad hombre/mujer y masculino/femenino. El proyecto causó una enorme polémica en el país y no sólo fue desechado sino que además, semanas después, se filtraron unas imágenes a modo de historieta con contenido sexual explicito que presuntamente pertenecían a las cartillas propuestas por Parody. Dicha noticia resultó ser falsa y terminó de enterrar la propuesta de la Ministra. Tal como indica el reporte de la Revista Semana, dichas imágenes falsas correspondían a un cómic norteamericano para adultos publicado en 2006 y titulado “In Bed With David and Jonathan”. Consultar “La Cartilla Que Pesó En La Salida De Gina Parody Y En La Derrota Del Sí,” en Portal Las Dos Orillas. https://www.las2orillas.co/la-polemica-cartilla-de-orientacion-sexual-de-gina-parody/ (recuperado Junio 17, 2017); y “Las Cartillas Falsas de Mineducación Que Pusieron En Alerta A los Padres En El Caribe,” en Revista Semana. http://www.semana.com/nacion/articulo/las-cartillas-falsas-de-mineducacion-que-pusieron-enalerta-a-los-padres-en-el-caribe/485105 (recuperado Junio 17, 2017).

10 En el relato “Intervalo de Cinco Minutos” de 1905, el escritor y artista dada Francis Picabia cuenta la historia de su amigo Jacques Dingue quien viajó al Perú a explorar esas tierras. Picabia relata que “partió hace algunos años para explorar aquellas regiones, y allá sufrió el hechizo de una extraña india que lo enloqueció por completo y que se negó a él. Poco a poco fue debilitándose, y no salía siquiera de la cabaña en que se instalara. Un doctor peruano que lo había acompañado hasta allí le procuraba cuidados a fin de sanarlo de una demencia precoz que parecía incurable. Una noche, la gripe se abatió sobre la pequeña tribu de indios que habían acogido a Jacques Dingue. Todos, sin excepción, fueron alcanzados por la epidemia, y ciento setenta y ocho indígenas, de doscientos que eran, murieron al cabo de pocos días. El médico peruano, desolado, rápidamente había regresado a Lima… También mi amigo fue alcanzado por el terrible mal, y la fiebre lo inmovilizó. Ahora bien, todos los indios tenían uno o varios perros, y éstos muy pronto no encontraron otro recurso para vivir que comerse a sus amos: desmenuzaron los cadáveres, y uno de ellos llevó a la choza de Dingue la cabeza de la india de la que éste se había enamorado… Instantáneamente la reconoció y sin duda experimentó una conmoción intensa, pues de súbito se curó de su locura y de su fiebre. Ya recuperadas sus fuerzas, tomó del hocico del perro la cabeza de la mujer y se entretuvo arrojándola contra las paredes de su cuarto y ordenándole al animal que se la llevase de vuelta. Tres veces recomenzó el juego, y el perro le acercaba la cabeza sosteniéndola por la nariz; pero a la tercera vez, Jacques Dingue la lanzó con demasiada fuerza, y la cabeza se rompió contra el muro. El jugador de bolos pudo comprobar, con gran alegría, que el cerebro que brotaba de aquélla no presentaba más que una sola circunvolución y parecía afectar la forma de un par de nalgas”.


OBRAS CONSULTADAS

BERGSON, Henri. Laughter: An Essay on the Meaning of the Comic. Reeditado por Bregne, Per y Guy Bennet. London: Macmillan and Co, 1999.

FISHER, Jean,“On Drawing.” en The Stage of Drawing: Gesture and Act: Selected from the Tate Collection, editado por Catherine de Zegher, London & New York: Tate Publishing and the Drawing Center, 2003.

FREUD, Sigmund. “El Chiste Y Su Relación Con El Inconsciente” en Obras Completas (Golden Deer Classics). Oregan Publishing, versión Ebook para Ipad, 2017.

HESS, Walter. Documentos Para La Comprensión Del Arte Moderno. Traducido por José María Coco Ferraris. Madrid: Ediciones Nueva Visión, 1994.

HIGGIE, JENNIFER. Ed. The Artist´s Joke. Documents of Contemporary Art. London: Whitechapel, 2007.

IRISH MUSEUM OF MODERN ART (Ed.). “What Is Drawing” Information Program, 2013. Recuperado Junio 6, 2017, http://www.imma.ie/en/downloads/whatisdrawing2013.pdf

POLIZZOTTI, Mark (trad.). Anthology of Black Humor. San Francisco: City Lights, 1997.

Ver Obra

ARACATACA, MI SANGRE, ME GUSTAN LOS SOFÁS, QUE FILO, SOY VOYERISTA.


Quería tan sólo vivir lo que tendía a brotar espontáneamente de mí ¿Por qué había de serme tan difícil?

Demian - Hermann Hesse


La gran propuesta de Hesse consiste en descubrir al hombre que hay detrás de cada acontecimiento, a la persona de carne y hueso afectada por los vientos de la realidad.

Según ésta ética el arte puede ser testimonio, no únicamente de lo que fui sino de cómo soy, qué deseo, cuáles son mis miedos y frustraciones. Como prueba de lo anterior les propongo visitar la exposición para ver lo que estoy sintiendo y pensando a cerca del hogar, del amor y del placer. Los invito a alimentarse con historias sustanciales, donde mi suerte puede significar el destino de muchos. Hablemos sobre la materia activa y cotidiana para reconocernos en las tensiones secretas con el deslumbramiento de quien las está viviendo por primera vez.


Iván Navarro 2017

Ver Obra

MENTIRAS Y VERDADES


Mentiras y verdades es una exposición de caricaturas cuyo tema es el medio del arte colombiano y sus protagonistas. La exposición se mueve entre el rumor, el mito, y la enorme necesidad de reírnos de nosotros mismos. Las situaciones presentadas por Navarro, envuelven a artistas, galeristas, críticos de arte, curadores, profesores de arte, amigos, todos presentados en situaciones testificadas por el artista. La verdad, la mentira, el rumor, la sorpresa, el desconcierto, la burla, el cinismo y el descaro, la ingenuidad, la indolencia, la tacañería, los celos, la hipocresía y la rabia, hacen parte de esta exposición. En esta danza que todos bailamos, en esta comedia de la que quizá nadie se salve nos reconocemos. En este sueño de la razón, Navarro ocupa el lugar del testigo, que participa activamente en su realidad social, y lo hace con humor incluso burlándose de sí mismo, de sus verdades y sus mentiras.


Santiago Rueda 2017

Ver Obra

REC


El deseo de mirar la intimidad de otros, como el deseo de esos otros por hacerla publica, es el origen de esta serie de dibujos, donde Navarro asume la posición del Voyeur, estableciendo por un lado, una mirada omnipresente que registra el acto sexual y decide que plasmar en su obra y por otro, como interprete de una imagen compartida al convertirla en dibujo.

En la creación de esta serie, el artista toma decisiones estéticas como el uso del alto contraste y el fondo rojo, emulando lo prohibido, lo grotesco, lo sado y lo gore, asimismo, se nutre del acervo del cine porno, apropiándose de encuadres, planos e iluminaciones propias de este tipo de narrativa audiovisual, que sumado a una intención de resaltar ciertas partes del dibujo, señala puntos de tensión y foco, los cuales recaen sobre objetos, vestuarios o cuerpos para así extraer la esencia del acto sexual en un solo fotograma.

Los contenidos eróticos y una estética minimalista, han sido recurrentes en la obra del artista, sin embargo, con el paso del tiempo, se evidencia una depuración en su lenguaje que le permite ser contundente en su propuesta plástica, poniendo en manifiesto una sexualidad no convencional dentro de los parámetros fijados por una sociedad conservadora, planteando el lugar del arte como un escenario transgresor que permite reconocer una parte vedada pero mas común de lo que se cree.


Ricardo Moreno 2016

Ver Obra

DELIRIO DE DIBUJOS / DIBUJOS DE DELIRIO


A Iván Navarro le encantan los dramas y los entuertos ajenos. Como un cazador, siempre está atento a la noticia extraña, a la nota singular o al tipo raro. Primero escucha, luego pregunta y anota detalles; para después ponerse en la tarea de dibujar lo que le ha sido narrado. En la serie titulada “Mordiendo Polvo” dibujó los problemas de los demás, y en “Culebrones“ hizo lo propio con un conjunto de sueños frustrados, de deseos idos al traste. Está claro que la tragedia ajena lo atrae. Pero no como a un morboso; sino como a un terapeuta, digamos. Porque, primero Navarro impulsa al otro a hablar del hecho, a sacárselo del pecho; y luego transforma esas narraciones enrarecidas y turbias, en imágenes cuidadosamente realizadas, coloridas, llenas de humor.

Cual dibujante de retratos hablados, Navarro transforma la narración oral en dibujo. Y nos presenta lo que no pudo ser documentado porque sólo existe en el recuerdo; o como en esta serie titulada “Delirio”: por ser una alucinación que habita en la mente del otro. De tal manera, este conjunto de disparates aquí exhibidos da cuenta de lo escandaloso, lo raro, lo trágico, lo gracioso, sosteniéndose en lo subjetivo, en lo que es pura ilusión.

Así, estas ilustraciones demenciales, realizadas con tanta disciplina y cuidado a la manera de los personajes hieráticos y simplificados de la antigua iconografía medieval (quizás por eso nos golpean tan duro); ponen en tela de juicio la veracidad de cualquier documento y la misma ética del periodista o del historiador (ya sabemos que la historia oficial la cuentan los que ganan, la noticia la arman quienes tienen los medios y los delirios, pues los conoce únicamente quien delira). Por tanto, este proyecto es en sí mismo puro desvarío. Como un juego de teléfono roto a partir de un sonido sin sentido. Y al estar liberado de todo compromiso con lo “real”, se potencia en cuanto a dibujo, en cuanto a representación. Es como un sueño: absurdo, inquietante, subjetivo y conmovedor.


Humberto Junca Casas 2015

Ver Obra

CULEBRONES


Culebrones es un recuento de ochenta y seis dibujos realizados a partir de diferentes anécdotas confesadas o libremente inspiradas de los aforismos dejados cotidianamente en Facebook.

Articulada en un libro de dos capítulos Mordiendo polvo y Echando globos, la obra ambiciona conjuntamente, tanto un cuestionamiento en torno a la conquista y definición de nuevos modelos de existencia, como una reflexión alrededor del valor de uso del dibujo. Iván Navarro plantea entonces una estrategia narrativa donde la forma gráfica se configura de forma mnemónica, en el sentido que niega todo régimen ilustrativo o contemplativo de la imagen.

A la verticalidad usual de las exposiciones gráficas, Culebrones opone una horizontalidad de la forma expositiva permitiendo un acercamiento particular hacia el dibujo, en la voluntad de substituir al tiempo de la percepción fortuita de la obra, el de la lectura atenta de la imagen; entendida como ejercicio de concentración y revelación del carácter volátil del recuerdo.


Julien Petit 2012

Ver Obra

IDENTIDADES EN FUGA


Identidades en Fuga es un proyecto en curso, que desde el año 2006 hasta el día de hoy ha recopilado 215 retratos dibujados por varios miembros de la Corporación de Dibujantes del Barrio las Nieves, de la ciudad de Bogotá. Cada uno de los retratos tiene la característica particular de haber sido abandonado por laS personas que aparece retratadas; por esto, las imágenes se encuentran editadas en su parte inferior con una fecha específica de desaparición catalogada con el mes y el año.

Al estar la edición desprovista de nombres propios olvidados por el paso del tiempo, el anonimato se constituye en una directriz que interroga la identidad del retratado. Esto con la única finalidad de recrear un punto de encuentro en que el individuo pueda llegar a reconocerse o reconocer a los demás, rescatando del anonimato a las personas retratadas que está observando.

Por último, la divulgación del proyecto se plantea como una estrategia de búsqueda de las personas que un día tomaron la decisión de no reclamar su retrato, y también como un espacio de reflexión con el que se busca dejar un interrogante abierto entorno a las futuras desapariciones, manifestadas por la presencia de los dibujantes, quienes siguen elaborando los retratos en tiempo real.

Dibujantes
Jesús Evelio casas, Fabio Kanizales, Elkin Gómez, Claudia Kanizales, Roguer Velásquez, Norberto López, Elver Linares, Cesar Silva, Miguel Cañón y Ronal Herrera.

Iván Navarro. 2008

Ver Obra

LLUVIA DE POLEN


La ciudad es una totalidad, pero cada uno de los barrios que la conforman es singular, la historia que los formó y las clases sociales que los habitan les dan características propias y particulares. Sin embargo, hay un distanciamiento entre el barrio y su comunidad agravado por la falta de compromiso con este, que permite en muchos casos agredirlo. Contrarrestar este desapego, recuperar su paisaje y sobre todo su sentido de lugar, es también recuperar hábitos no del todo perdidos. En este contexto Lluvia de Polen busca reconstruir a partir del dibujo los ante jardines deteriorados por el abandono para reconciliarnos con dos de sus aspectos más importantes; su capacidad de errancia y contemplación.

Iván Navarro 2012

Ver Obra

OJO POR OJO


¿Qué papel juega la rivalidad en la diferenciación de nuestros roles? Ojo por ojo responde a esta pregunta mediante una serie de venganzas configuradas a partir del dibujo. Esto con la intención de representar el rol de victimario ejerciendo la hostilidad bajo una lógica guerrera que rechaza cualquier tipo de oposición y diferencia: el que no está conmigo está contra mí, y el que no está completamente conmigo, no está conmigo. De esta postura se desprende un objetivo fundamental. Se trata de la “voz disidente”, es decir, el que se propone reconstruir con el dibujo el sentimiento que acompaña la aventura imaginada del sometimiento, dejando renovada constancia tanto del pensamiento crítico como de la libre expresión.

En este sentido propongo ir más allá de la evocación formal que identifica la realidad con el relato; propongo ir hacia los códigos informales y subjetivos del dibujo, haciendo significar las venganzas por vía del extrañamiento y la ironía. Esto con el fin de convertir lo trágico en humor para redoblar así la tensión imaginativa, volviéndola crítica y bastión de cuestionamiento.

Ojo por ojo se concibe de este modo como un esfuerzo de conciencia que busca catalogar y grabar la experiencia del odio, teniendo en cuenta los escenarios, los objetos, los personajes y las motivaciones personales que se articulan en cada una de las venganzas. Así, lejos de conducirnos simplemente hacia una reflexión nostálgica sobre la intolerancia, los dibujos están llamados a cumplir la importante tarea de mantener una memoria en estado viviente con el fin de aceptar la diversidad y reconocer las huellas que permanecen en la conciencia del victimario.

Iván Navarro 2013

Ver Obra

CUENTAS Y PENDIENTES
Prólogo del libro Culebrones


Los problemas no faltan. El diente se cae, no alcanza la plata, llueve todo el tiempo, toca hacer esto, queda muy lejos, hay pico y placa, el niño está enfermo, el trancón más horrible, se atrasó el vuelo, ya no alcanzamos, falta inspiración, no llegó la obra, mucha bulla, dolor de cabeza, se cayó el muro, se inundó la calle, el perro se orina, se come la caca, se murió la abuela, los pillaron juntos, se está en el lugar equivocado, el alzhéimer rampante, no leyó bien, se armó la gorda, los vecinos no colaboran, la peinilla no pasa, el colon se irrita, se quedan las gafas, nunca hay sencillo, hay que acabar el texto, no hay tiempo para hacer las cosas como uno quiere. Hay problemas domésticos, sicológicos, filosóficos, fisiológicos, económicos, amorosos, sociales y de orden público. Todo el mundo tiene problemas. Hasta las ostras, que no se meten con nadie, tienen el problema de que se aburren, y de que se las comen. Algunos tienen solución, otros no. “Si tu mal tiene remedio, ¿por qué te afliges? Y, si tu mal no tiene remedio, ¿por qué te afliges?” reza el adagio popular. Una perla literaria de la superación personal, para seguir con la metáfora del ostracismo. (Las perlas, incidentalmente, son granos de arena que se meten dentro de la concha de las ostras. Un problema pequeño pero muy irritante, se imagina uno, que la ociosa y coqueta ostra convierte en joya a punta de cubrirlo lentamente con capas y capas de nácar.)

Claro, las cosas siempre podrían estar peor, y los problemas hay que verlos como grandes oportunidades para el cambio, y la felicidad no es la ausencia de problemas, sino la posibilidad de salir adelante con ellos. Pero no hay peor instrucción en momentos de crisis, que la de que no hay que lamentarse, sino calmarse. No se aflige uno intencionalmente, como para que encima le digan que eso no conduce a nada.

¿Qué queremos? Queremos más tiempo, más espacio, más libertad, más viajes, más fidelidad, más amor, más placer, más alucinación, más salud, más paisaje, más piscina, más reconocimiento, más ideas, más dibujos. Queremos rock. Y más sexo.

Los problemas son como piedras, los deseos son como humo (o, bueno, como pececitos en un acuario). Es decir, aunque podría uno aprender a caminar sobre ellos, los primeros constituyen una realidad que puede ser pesada, lacerante, aplastante y permanente, mientras que los deseos tienen la intangible ilusión y la belleza de un soplo. Ahora bien, así como un problema puede convertirse, a fuerza de no tenérsele solución al alcance, en el intenso deseo que se resuelva por sí solo, así mismo un deseo muy grande e irrealizable, como una traga maluca no correspondida, puede convertirse con el tiempo en un problema grave. Y como es bien sabido, un problema trae otros problemas. Pero eso es harina de otro costal. Mientras se solucionan los unos o se cumplen los otros, por lo menos se les dibujan. Todo un gesto de amor.

Juan Mejía 2011

Ver Obra

FEO
Prólogo del libro feo


Es innegable que aunque tengamos una imagen de la infancia como un periodo de inocencia y sana jovialidad, algo de esa ingenuidad aparentemente inofensiva se convierte por momentos en una fascinación por lo abyecto, lo asqueroso e incluso lo malvado. Coleccionar insectos, alardear cicatrices, matar pájaros con pistolas de diablos o la cuidadosa ejecución de una broma pesada son pasatiempos que funcionan como puentes entre una supuesta pureza del ser y una fascinación reciente por lo torcido, por la posibilidad de un camino alternativo a las doctrinas parentales que apenas se empieza a descubrir.

Muchos proyectos de Iván Navarro comparten esos impulsos de curiosidad infantil con cierta sonrisa como telón de fondo, una sonrisa que no viene solamente del placer travieso, sino también se siente entre divertida y nerviosa por acercarse a mirar dentro de aquello que es extraño y peligroso, tal vez una sonrisa burlesca que sirve para poder hacer frente a lo que nos confronta tanto que nos hace sentir ignorantes, torpes y frágiles: sonreír para no llorar de miedo.

Este proyecto en específico le apuesta a permitirse malicia y fealdad, pues hay que ser verdaderamente entregado a regodearse en la mala leche propia para realizar una colección tan extensa de las personas feas que uno se va encontrando en la vida. Apuntando con el dedo la tortuosa ausencia de atractivo ajeno, y luego a punta de lápiz dibujando cada arruga, verruga, nariz torcida, ojos bizcos, jorobas, orejas y narices desproporcionadas, el autor utiliza el recuerdo de personas anónimas que se cruza cotidianamente para llevar un atlas cuyo objeto cartografiado es básicamente la repulsión hacia el otro.

La fealdad de esta colección no es homogénea, pues algunos de estos personajes aparentemente poseen defectos faciales congénitos, otros parecieran estar desfigurados por algún accidente del pasado, un tercer grupo debió ser simplemente poco agraciado por la genética.

Sin embargo, aunque la premisa de archivar gente que nos parezca fea en un libro se nos haga política y moralmente incorrecta, también puede ser de alguna manera humilde, pues no solo es un ejercicio de clasificación sino de recordación, casi que de homenaje. Cada uno de los dibujos está hecho con esmero en los detalles, en la particularidad de cada feo y cada fea que los hacen irrepetibles, como copos de nieve. El error, la asimetría, la desproporción y la rareza son finalmente características no solamente de la fealdad sino también de la individualidad, y si uno no es ajeno a la historia del pensamiento, sabrá que a través de los siglos grandes personas solamente han podido encontrar la belleza en aquello que consideran irrepetible. No caiga usted en la trampa de asumir tan rápidamente que este es un libro bully, nada nos dice que el autor no sea feo también, o que de pronto la gente fea le caiga bien, o hasta le guste.

Es innegable que la idea detrás de estos dibujos es particular y sospechosa, dura de digerir, una colección es extraña difícil de situar entre la curiosidad inocente y la malparidez, aunque todo indica que tiene mucho de ambas al tiempo. Este es un libro tan raro que una de sus principales victorias es lograr ser de alguna manera un enigma: ¿Para qué se hizo? ¿Qué significa el hecho que este libro me guste o me disguste? ¿Qué tanto de estos personajes hay en quien los dibuja? ¿Qué tanto de ese dedo señalador del artista hay en mí?

William Contreras Alfonso 2014

Ver Obra

TRAGAS


"Sólo nos ama aquel con quien podemos mostrarnos débiles sin provocar la fuerza"
-Theodor W. Adorno

¿El amor que buscamos se inspira más en el modelo de la media naranja que en el de la pasión? Si, la ausencia de reciprocidad nos distancia y no podemos esperar mucho tiempo un amor no compartido, al igual que los amigos, anhelamos tener unos sentimientos parecidos o, por lo menos, sin excesivas disonancias.

Considerándose como un proyecto al servicio de dicha búsqueda, “tragas” propone retratar desde la calidad reveladora del dibujo las personas que amamos en secreto. Así, cada uno de los dibujos de los cuarenta que conforman esta obra son argumentalmente independientes, pero enlazados entre sí, además de su línea temática, por un montaje basado en el agrupamiento de las personas cuyos sentimientos se reenvían mutuamente.

Finalmente, esta forma expositiva nos invita a participar como actores en la tarea de construir colectivamente nuestros encuentros y a reconciliarnos con esa imagen ideal que habita en la conciencia desde la infancia y con la que nos mantenemos en dialogo permanente: el enfrentamiento amoroso.

Iván Navarro 2014

Ver Obra

Saber Desconocer 43 Salón (Inter) Nacional de Artistas, Colombia.
Entrevistado: Iván Navarro
Entrevistadora: Mariángela Méndez


MM: ¿Cuál es su relación con los talismanes? ¿Le han sido de utilidad en alguna ocasión? ¿Lo han sacado de aprietos?

IN: No creo tanto en el poder que pueda llegar a tener un objeto en sí mismo, creo más en la sensación de seguridad que transmite en situaciones amenazadoras, en la forma como este puede ayudarme a contrarrestar los temores cotidianos. En este sentido me han sido de mucha utilidad.

MM: ¿Cree que al dibujar talismanes se contagia de sus poderes?

IN: Desde el año 2010 cargo en mi billetera dos dibujos pequeños. El primero es un ojo turco que sirve para combatir el mal de ojo, el otro es un trébol de 4 hojas que sirve para atraer la fortuna. Ahora ¿por qué los dibuje en vez de conseguirlos físicamente? porque siento que la ilusión de poder mágico se intensifica más a través de un trazo cargado de deseo.

MM: ¿Puede hablarnos de lo que le interesa actualmente?

IN: Actualmente solo me interesa dibujar lo que resulta de escuchar al otro. Partiendo de esta experiencia dibujo problemas, deseos, secretos, chismes, concretados gracias a la calidad inmediatista y reveladora de este medio.

MM: El tema central del 43 SNA es Saber desconocer. ¿En qué orilla de esta dualidad se siente usted? ¿Por qué?

IN: Si defino mis propuestas desde el acto de escuchar me tengo que ubicar en medio de esta dualidad. Cuando escucho, me cuentan hechos tanto del pasado como del presente, son certezas que me hablan del “saber”. Por otro lado cuando escucho también me cuentan cosas que se quieren o se intuyen para el futuro, esta incertidumbre me remite al “desconocer”.

Publicación en el Libro de Creencias – Tomo II - 2014